La disnea crónica se define como la disnea que dura más de un mes. En aproximadamente dos tercios de los pacientes que presentan disnea, la causa subyacente es la enfermedad cardiopulmonar. Establecer un diagnóstico preciso es esencial porque el tratamiento difiere según la afección subyacente. El asma, la insuficiencia cardíaca congestiva, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la neumonía, la isquemia cardíaca, la enfermedad pulmonar intersticial y las causas psicogénicas representan el 85 por ciento de los pacientes con este síntoma principal. La historia clínica y el examen físico deben guiar la selección de pruebas diagnósticas iniciales, como electrocardiograma, radiografía de tórax, oximetría de pulso, espirometría, hemograma completo y panel metabólico. Si no son concluyentes, se indican pruebas adicionales. Es posible que se necesiten pruebas formales de la función pulmonar para establecer un diagnóstico de asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o enfermedad pulmonar intersticial. La tomografía computarizada de alta resolución es particularmente útil para diagnosticar enfermedades pulmonares intersticiales, fibrosis pulmonar idiopática, bronquiectasias o embolia pulmonar. La ecocardiografía y los niveles de péptidos natriuréticos cerebrales ayudan a establecer un diagnóstico de insuficiencia cardíaca congestiva. Si el diagnóstico no está claro, es posible que se requieran pruebas adicionales. Estos incluyen exploraciones de perfusión de ventilación, monitoreo Holter, cateterismo cardíaco, monitoreo del pH esofágico, biopsia pulmonar y pruebas de ejercicio cardiopulmonar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.