Hay varias maneras de aliviar el dolor causado por las venas varicosas.

Eleve sus piernas

Para un alivio inmediato del dolor y las molestias asociadas con las venas varicosas, eleve sus piernas por encima del corazón. Puede colocar los pies sobre una mesa, estirarlos hacia una pared o acostarse en la cama y descansar las piernas sobre tres o cuatro almohadas. Esto ayudará a que sea más fácil que el flujo sanguíneo en la parte inferior del cuerpo circule hacia el corazón, y las válvulas venosas funcionarán de manera más efectiva.

Permanezca con las piernas elevadas durante al menos 15 minutos a la vez, lo que debería ayudar a reducir la hinchazón y aliviar el dolor.

Hacer ejercicio y estirar las piernas

Hacer ejercicio corto para estirar los músculos de la pantorrilla unas cuantas veces al día también podría ser útil. Flexione sus pies con frecuencia, especialmente durante viajes largos cuando el espacio para las piernas es limitado.

Si tiene que sentarse o pararse en su trabajo, cambie de posición al menos cada 30 minutos y doble las rodillas regularmente.

La hidratación y el movimiento físico adecuados favorecen una circulación sanguínea saludable, por lo que debe beber suficiente agua y moverse con la mayor frecuencia posible.

Use agua fría

Si le duelen las piernas al final del día, báñelas con agua fría. Las temperaturas frías hacen que los vasos sanguíneos se contraigan. Esto debería aliviar la hinchazón y la sensación de pesadez asociada, así como las molestias generales y los calambres en las piernas.

Evite tomar baños calientes y pasar tiempo en bañeras de hidromasaje. El calor tiene un efecto negativo en las venas, y el dolor palpitante puede empeorar si pasas demasiado tiempo en agua caliente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.