HECHO NO. 1-Que la Biblia DEBE ser dividida correctamente para que tenga sentido. Note lo que dice: «Procura mostrarte aprobado a Dios, obrero que no tiene de qué avergonzarse, QUE USA BIEN la Palabra de verdad» (II Tim. 2:15). Esta es una de las reglas cardinales para interpretar toda la Biblia. Descuidar esta regla o un uso incorrecto de ella conducirá a un solo resultado, CONFUSIÓN, ya que nuestro Dios no es el autor de la confusión.

La razón para una división correcta de la Biblia se debe a los dos propósitos distintos de Dios: (1) Su propósito con respecto a Israel y al mundo según la PROFECÍA, y (2) Su propósito con respecto a los gentiles en esta edad presente según el MISTERIO revelado a Pablo. Dios no quiere que confundamos la enseñanza de estos dos propósitos. Él nos ha dado muy amablemente la clave para una comprensión adecuada de esto.

HECHO NO. 2-Que el CARÁCTER DISTINTIVO de la verdad paulina es la doctrina más importante de la Biblia. El Señor resucitado Jesucristo reveló Su corazón y Su mente al Apóstol Pablo: «Pero os certifico, hermanos, que el evangelio que por mí ha sido predicado no es según hombre. Porque ni la recibí de hombre, ni me la enseñaron, sino por REVELACIÓN DE JESUCRISTO» (Gál. 1:11,12). «Si habéis oído de la dispensación de la gracia de Dios que me ha sido dada a vosotros, que por REVELACIÓN me dio a conocer el MISTERIO…» (Ef. 3:2,3).

Esto prueba concluyentemente que Pablo no predicó lo que los 12 Apóstoles predicaron. Más bien subió a Jerusalén para HABLARLES del evangelio especial de gracia que Cristo le dio (Gál. 2:2). Él predicó a Jesucristo según la REVELACIÓN DEL MISTERIO que se guardó en secreto, escondido en Dios (Rom. 16: 25; Ef. 3:9). Él era el Apóstol de los gentiles y magnificó su oficio (Rom. 11:13).

HECHO NO. 3-Que el evangelio que debemos predicar se llama el Evangelio de la gracia de Dios. «Pero ninguna de estas cosas me conmueve, ni cuento mi vida para mí, para terminar mi carrera con gozo y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar TESTIMONIO DEL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS» (Hechos 20:24). Este es el único mensaje de Dios para los perdidos en esta era presente. Debemos seguir a Pablo como él siguió a Cristo (I Cor. 11:1). SOLO en sus escritos encontramos la doctrina, la posición, el camino y el destino del cristiano.

Algunos otros aspectos importantes de la gracia son:

1. Somos salvos por GRACIA (Ef. 2:8,9.

2. Somos justificados gratuitamente por Su GRACIA—Rom. 3: 24; Tito 3: 7.

3. Su GRACIA es suficiente para nosotros—II Cor. 12:9.

4. No estamos bajo la Ley, sino bajo la GRACIA-Rom. 6:14,15.

5. Esta era es la era de la GRACIA-Ef. 3:2.

6. Debemos acercarnos al trono de GRACIA en oración-Heb. 4:16.

HECHO NO. 4 – Que la Biblia enseña definitivamente que el bautismo en agua era y es una parte de la religión de Israel (Heb. 6:1,2; 9:10). Era para la remisión de los pecados y por aspersión (Marcos 1:4; Hechos 2:38; Ezeq. 36:25).

En esta época solo hay UN bautismo, no dos: «Un Señor, una fe, UN BAUTISMO»(Ef. 4:5). Este bautismo es la colocación del Cristiano en la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, por el Espíritu Santo: «Porque por un solo ESPÍRITU todos somos BAUTIZADOS EN un SOLO CUERPO, ya seamos Judíos o Gentiles, ya seamos esclavos o libres; y a todos se nos ha dado a beber de un solo Espíritu» (I Cor. 12:13). Este bautismo tiene lugar de una vez por todas en el momento de la salvación.

El Apóstol Pablo no fue enviado a bautizar con agua: «Porque Cristo NO me envió A BAUTIZAR, sino a predicar el evangelio…» (I Cor. 1:17). Solo un cambio en el propósito de Dios requeriría una declaración como esta. Hoy en día no se le da importancia al bautismo en agua. No es parte del cristianismo y solo causa confusión.

HECHO NO. 5 – Que debemos entender el doble ministerio de nuestro Señor Jesucristo. Durante Su ministerio terrenal Él ministró exclusivamente a Israel: «Pero Él respondió y dijo: No soy enviado, sino a las ovejas perdidas de la CASA DE ISRAEL» (Mat. 15:24). Todo su ministerio a la Nación estaba bajo la Ley de Moisés (Mat. 5:17; Gal. 4:4,5). Los cristianos no están bajo la Ley, por lo que no debemos vivir de acuerdo a las enseñanzas de Israel.

Durante Su ministerio presente en el Cielo, Él está ministrando de acuerdo a lo que le reveló al Apóstol Pablo. Él está salvando a los hombres según Su evangelio de Gracia. Él está en el trono de gracia intercediendo por nosotros (Rom. 8:34). Debemos vivir en las epístolas de Pablo donde se encuentra el cristianismo puro. Esto no quiere decir que debamos descuidar el resto de la Biblia. Es TODO para nosotros, pero no todo PARA nosotros (I Cor. 10:6,11).

HECHO NO. 6 – Que los SIGNOS pertenecen a la Nación de Israel y su religión: «Porque los JUDÍOS PIDEN SEÑAL, y los gentiles buscan sabiduría» (I Cor. 1:22). Hablar en lenguas es una SEÑAL: «Por tanto, las LENGUAS son una SEÑAL, no para los que creen, sino para los que no creen…» (I Cor. 14:22).

En los días de Jesús, los que buscaban señales eran llamados generación malvada y adúltera (Mat. 12:39). Los ocho milagros del Evangelio de Juan se llaman propiamente SEÑALES, que incluyen la resurrección de Lázaro de entre los muertos; y en la comisión de Marcos 16:15-18, el bautismo en agua se asocia con SEÑALES. Esto se prueba en el libro de los Hechos porque en todas partes se menciona el bautismo en agua, una SEÑAL se menciona en el contexto inmediato.

Esta edad actual es una edad sin signos. Hemos sido bendecidos con todas las bendiciones ESPIRITUALES en los lugares celestiales en Cristo(Ef. 1:3). Aquí es donde está el énfasis para el cristiano.

HECHO NO. 7-Que la COMISIÓN bajo la cual la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, debe trabajar, se encuentra en II Corintios 5:14-21 y Efesios 3:9. La comisión del Reino de Mateo 28:19-20 y Marcos 16: 15-18 no pertenece al propósito de gracia presente de Dios. El mensaje de reconciliación ha sido confiado a NOSOTROS, el Cuerpo de Cristo.

RESULTADOS:

1. El cristiano comenzaría a percibir y captar las cosas profundas de Dios (I Cor. 2:10-12).

2. Habría un maravilloso crecimiento hacia la madurez espiritual y la adultez (Ef. 4:12-15).

3. Se convertiría en un administrador fiel de los misterios de Dios (I Cor. 2:7; 4:1,2).

4. Él poseería la respuesta Bíblica a los cultos falsos de Satanás como los Testigos de Jehová, Mormones, Científicos Cristianos, Unitarios, Modernistas, etc. Todos toman prestados algunos aspectos de la religión de Israel.

5. Un poderoso avivamiento tendría lugar si los cristianos regresaran a la verdad paulina.

Amigo mío, si no eres salvo, la gracia de Dios te invita a recibir al Señor Jesucristo como tu Salvador personal. Eres un pecador y necesitas ser salvo (Rom. 3:23). «Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo Acts» (Hechos 16: 31). «now ahora es el tiempo aceptado; he aquí ahora es el día de salvación» (II Cor. 6:2). ¡Es infinitamente mejor recibirlo y pasar la eternidad en el Cielo que rechazarlo y pasar la eternidad en el Lago de Fuego!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.